Cómo ganar con acciones en el largo plazo

La inversión en acciones que cotizan el la bolsa es una actividad financiera que tiene mucho de estratégica y si bien es posible operar en un mercado accionario en plazos cortos -como dentro de un mismo día mediante el llamado day trading-, quien desee esperar apropiarse de merecidas e interesantes ganancias deberá pensar en una inversión a futuro, y más si no es un experto.
En ese sentido, brindamos algunas recomendaciones –que son reglas conocidas y de práctica habitual entre quienes operan de esta manera en los parqués- sobre qué tener en cuenta antes de comprar acciones de una compañía pensando en generar el mejor beneficio a plazos largos.

* Estudiar bien la empresa cuyas acciones se está pensando en comprar
Esto es parte del ABC de las inversiones: conocimiento de datos fundamentales, políticas de inversión, capitalización.

* Comprar a un precio razonablemente barato
Tal vez mejor que un exceso de análisis técnico con tácticas y estrategias e indicadores omnipresentes sea tomar un poco de distancia de la abundancia cuantitativa y tomar una acción cualitativamente mejor comprando acciones de una empresa que advirtamos que está realmente subvaluada.

* El valor de la compañía como criterio
Otro importante criterio para poder obtener importantes ganancias en el largo plazo es haber invertido en una empresa realmente valiosa, porque si es valiosa es más razonable esperar que continúe apreciándose que si no lo fuera, y éstas suelen ser las grandes compañías con importante capitalización y establecidas, estables a plazos grandes.

* Buscar las inversiones de crecimiento
Otro criterio fuertemente asociado con el éxito en la inversión de largo plazo es apostar a pequeñas compañías con importantes perspectivas de valorización y capitalización. Pueden estar actualmente baratas sus acciones o no, pero aquí el criterio decisivo es el potencial que pudiera tener.

Algunos inversores bursátiles conforman su cartera de inversión combinando los dos últimos criterios, el de invertir en compañías con potencial y en grandes compañías valiosas, y otros se mantienen estratégicamente con un único tipo de inversión. Como sea, es importante al respecto advertir que ambos estilos parten de formas de análisis diferentes, lo que no debe ser olvidado a la hora de gestionar las diferentes inversiones, pues –por ejemplo- una caída importante en el precio de las acciones puede tener un significado y un impacto totalmente diferente si se trata de una compañía de crecimiento de si ocurre con una gran compañía de valor indiscutido.

* Estudiar todas las posibilidades de inversión
No descartar a priori nada y analizar todas las empresas que cotizan el bolsa: una oportunidad puede estar oculta o semioculta y es valor para el inversor aprender a detectar esas acciones que a la larga se valorizarán.