Invertir en bonos: conceptos y características explicados sencillamente

Ya hemos hablado sobre esa interesante modalidad de inversión que son los bonos en más de una ocasión, pero siempre puede ser de utilidad conocer algunas características de estos valores para evaluar la conveniencia de que tomen parte de nuestra cartera de inversión.
Los bonos son un instrumento de inversión del tipo "renta fija", que se suele oponer a los valores de "renta variable" (típicamente las acciones de compañías que cotizan en bolsa).
Es característico del bono que tenga una fecha de vencimiento, cumplida la cual el poseedor (el inversor) cobra un monto estipulado previamente.
Hay dos maneras en que los bonos pagan: la modalidad denominada "bullet", que es cuando el valor emitido paga el capital en el momento del vencimiento y además abona cupones de interés, y la modalidad denominada "bonos cupón cero", que son aquellos instrumentos de renta fija que no abonan un cupón de interés sino solamente el capital estipulado en el momento en que el bono vence.
Por otra parte, la llamada "tasa de cupón" es la tasa nominal que el emisor abonará en la fecha estipulada por el valor del bono.
Se conoce como "plazo de un bono" al tiempo que va desde que este valor de renta fija es emitido y el momento en que es abonado, es decir, la fecha de vencimiento.
El "valor residual de un bono" es el monto del capital que en una fecha determinada todavía no se ha abonado. Dicho de otro modo es la parte del llamado "principal del bono" que todavía no fue liquidada, lo que constituye un dato sensible para el cálculo del valor técnico que el instrumento financiero posee en ese momento.
El "valor técnico de un bono", a su vez, es un dato que expresa el importe de rescate del instrumento de inversión en un determinado momento incluyendo los intereses corridos (lo que lo diferencia del valor residual).
Finalmente, se conoce como "paridad de un bono" a la relación que existe entre el precio del bono con su valor técnico. Es decir, si la paridad de un bono es del 100% ello significa que "cotiza a la par". En cambio, si la paridad es menor al 100% el bono cotiza "bajo la par", en tanto que si es mayor al 100%, entonces ese bono cotiza "sobre la par".