Video para futuros inversores: Qué es y cómo invertir en un fondo mutuo o fondo común de inversión


Es muy interesante y de mucha utilidad, para todas aquellas personas que deseen invertir, saber cómo funcionan los fondos comunes de inversión (FCI), también llamados fondos mutuos, más allá de conocer algunos interesantes datos históricos sobre los mismos.
Un Fondo Común de Inversión es un instrumento de inversión que representa una excelente forma de gestionar inversiones particulares e influye significativemente en el desarrollo financiero de las economías nacionales y los subsistemas financieros porque consiste en una de las maneras en que el ahorro de la sociedad se transforma en inversión, y puede ser visto como un gran capital (común) destinado a la inversión que favoreces flujos económicos y tiene consecuencias de realimentación para la economía toda.

Ahora bien, no es lo mismo un fondo de inversión de renta fija que un fondo de inversión de renta variable. Los primeros son los preferidos por los inversores en la actualidad, aunque los inversionistas también buscan mucho los fondos mixtos, que combinan las dos modalidades de renta.
En el clip, además, se brinda una definición de fondo común de inversión -que es caracterizada como "de carácter práctico", en contraste con sentido o estatus jurídico de tal institución financiera o modo de inversión, aunque tal vez sea mejor considerarla de carácter económico- : "es el patrimonio indiviso integrado por los aportes de un grupo de inversores que adhieren a una serie de lineamientos de operación para que sea administrado por un grupo de profesionales en la materia".

Que adhieren a una serie de lineamientos de inversión resulta evidente, por lo que tal vez habría que recoger de esta definición el signficicado de "patrimonio indiviso", porque el patrimonio funciona como un conjunto indivisible: no se puede dividir el fondo o llevar a cabo formas de inversión en carteras específicas diferentes al mismo tiempo.
La definición de qué es un fondo mutuo de inversión descansa en la idea de inversión. Como puede verse, la única razón de la conformación del fondo es su destino de inversión, por lo que no sería inadecuado decir que un fondo surge para ganar dinero, para obtener un beneficio, como una característica más de los mismos.
El inversionista de fondo particular o cuotapartista ahora depende de la totalidad, del comportamiento de todo el fondo timoneado por los expertos bursátiles de la sociedad de bolsa, banco o similar donde ha colocado su dinero.
Para él, tener ganancias depende de decisiones ajenas pero de segundo nivel; en un primer nivel de decisión él elige el fondo gestionado por un broker de bolsa. Por ello es necesario aprender y seguir la evolución anual de los fondos para tener al menos un indicador de sus posibilidades de acrecentar nuestro dinero.
Si un fondo es un patrimonio indiviso de inversores comunes administrado por expertos bursátiles ¿de qué modo invertir: comprando acciones o diluyendo nuestras decisiones en manos más competentes -aunque siempre sujetas en alguna medida al error- que administran un fondo constituido de microinversiones particulares?
Al menos en algunos países, los fondos comunes de inversión son un condominio indivisible, una situación de propiedad compartida, y carecen de personería jurídica.
La ausencia de personería jurídica impide que el fondo realice operaciones por sí mismo, razón por la que existen dos sociedades consideradas como "los órganos del fondo".
Estas sociedades que trabajan de forma independiente pero son complementarias en la consecución de las metas financieras del FCI se denominan "Sociedad Gerente" y "Sociedad Depositaria" del mismo.
La Sociedad Gerente tiene por funciones definir el producto de la inversión y la política de inversión de acuerdo con una estrategia elaborada por expertos en bolsa, mercados financieros y economía proyectiva y basada en indicadores técnicos y fundamentales.
Sus tareas son comprar, vender y administrar acciones y títulos valores según objetivos esperados de tasa de ganancia, llevar un registro detallado de todas las operaciones realizadas, valoración del patrimonio neto del FCI y de la cuotaparte (que es la unidad de medida del fondo y la expresión de  del certificado de copropiedad que tiene la persona que invierte en un fondo de estos), representar los intereses de los cuotapartistas en todo acto financiero relacionados con los activos de los mismos, presentar informes regulares a la CNMV o organismo regulador competente y controlar a la Sociedad Depositaria en el sentido de que cumpla con la normativa jurídica vigente y con el reglamento del Fondo de Inversión .
 La Sociedad Depositaria del FCI tiene, por su parte, el objetivo de custoriar los activos que integran el partimonio del Fondo, inscribir a su nombre esos mismos activos (la forma es esta: los inscribe bajo su propia titularidad pero aclarando que los activos son parte constituyente de un Fondo Común de Inversión), percibir los fondos que se incorporan al patrimonio común por la suscripción de nuevos inversores y pagar los rescates según normas reglamentarias que los rigen.
Se dice que una Sociedad Gerente no dispone de los recursos financieros comunes, sino que meramente los administra; los fondos en realidad están bajo la titularidad de la Sociedad Depositaria.
Otra función de esta última Sociedad de FCI es llevar registro de los cuotapartistas y proveer de toda la información necesaria como cantidad de nuevos inversores, número de cuotapartes que se les adjudicaron, si algún cuotapartista rescató su inversión y todo lo relativo a la relación entre el inversor particular y el Fondo, velar por que la Sociedad Gerente cumpla con la normativa jurídica vigente y con los reglamentos que rigen el FCI.

El Reglamento de Gestión de un Fondo Común de Inversión

Corazón mismo del funcionamiento de este instituto financiero de los Fondos Mutuos de Inversión, el Reglamento expresa el significado y la quintaesencia del tipo de inversión del que estamos hablando.
Se trata del contrato, del núcleo mismo que expresa, determina y regula la relación entre las sociedades gerentes. A este contrato adhiere el inversor cuando se convierte en copropietario del fondo, en cuotapartista.
Todo esto puede ya dar una idea bastante aproximada de cómo funciona un Fondo Común de Inversión y de cuáles son las alternativas de rentabilidad cuando invertimos nuestro dinero en uno de ellos.
Para muchas personas, el fondo mutuo ha sido una gran solución al proporcionarles rentabilidad con la ventaja de delegar las decisiones relacionadas con la operatoria de compra-venta.
Los datos de rendimiento anual, que son de carácter público, revelarán a quien quiera conocer las rentabilidades reales de estos fondos cuán interesante alternativa para el inversor constituyen, lo que permite entender por qué en los últimos años esta interesante opción financiera ha tenido un crecimiento tan pronunciado en todos los mercados mundiales.