Sociedades y agentes intermediaros bursátiles en España


Los mercados de valores bursátiles de España, integrados por las cuatro bolsas que componen Bolsas y Mercados Españoles requieren para su funcionamiento como mercados financieros secundarios de un conjunto de entidades, sociedades y agentes intermediadores autorizados.
Es precisamente a través de estos intermediarios que las personas particulares realizan sus inversiones, ya que nunca pueden por sí mismos comprar y vender valores o instrumentos financieros, aunque -naturalmente- sí enviar órdenes decompra o de venta para que el intermediario las ejecute en su nombre.

Los agentes intermediarios de las bolsas españolas

VEA el listado de todas las sociedades y agencias bursátiles de las bolsas españolas.
En España en la actualidad los intermediaros bursátiles autorizados son las Sociedades de Valores y Bolsa y las Agencias de Valores y Bolsa.
Estas entidades son las que cuentan con autorización formal de intermediación en los cuatro mercados accionarios españoles en virtud de los términos de la Ley de Mercados de Valores.
Tanto las agencias de valores y bolsa como las sociedades de valores y bolsa españolas son en todos los casos sociedades anónimas y están obligadas a que las acciones que constituyen su capital sean de índole nominativa.
Asimismo, estas sociedades y agencias deben informar a la Comisión Nacional de Mercados de Valores de España el monto de tarifas, comisiones y gastos que aplican a sus clientes inversores, el número de cuentas que operan discriminando las individuales y las consolidadas, y deben informar acerca de sus actividades, sucursales, representantes bursátiles, socios y administradores. 
La diferencia que existe, en cuanto a la capacidad operativa, entre las agencias de valores y bolsas y las sociedades análogas es que las primeras solamente están autorizadas a realizar operaciones en la bolsa con cualquier tipo de títulos valores a cuenta de terceros, en tanto que la sociedades de valores y bolsas pueden realizar negociaciones por cuenta y orden de terceros pero también por cuenta propia.