Que son los Warrants, como es invertir en Warrants

Los denominados "Warrants" son una forma de inversión financiera que consiste en una variante de opciones sobre acciones que cotizan en el mercado secundario.
Si bien parte de la bibliografía sobre Warrants destaca la diferencia que estos instrumentos financieros presentan respecto de las opciones basadas en acciones, puede entendérselos como una variedad de las mismas por sus varios puntos en común.
Es una características de los Warrants que no obligan a vender o a comprar un determinado activo financiero a un valor acordado de antemano o una fecha determinada, sino que simplemente dan derechos.
De esta manera, el inversor en Warrants puede beneficiarse de un mercado con mayor flexibilidad, algo que puede resultar atractivo para quien comienza en el mundo de las finanzas y teme asumir altos riesgos.

Como es invertir en Warrants

Para expresarlo de modo sucinto, la idea de cómo funcionan los Warrants es la siguiente: supongamos que alguien decide invertir en acciones de la compañía Microsoft, pero no hoy, no adquirirlas hoy sino dentro de 9 meses.
El Warrant lo que otorga es el derecho a poder comprarlas a un cierto valor en cierta fecha futura.
Recordemos que, diferentemente, las obligaciones no dejan la opción de no comprar.
Entonces, el inversor en Warrants ¿qué compra? lo que compra hoy es el derecho a poder comprar esas acciones en el futuro a un precio determinado.
¿Y de qué le sirve esto? Le sirve del siguiente modo. Supongamos que compra tal derecho a adquirir las acciones de Microsoft a 100 euros cada una (por decir cualquier valor) dentro de nueve meses, porque confía en que han de aumentar significativamente su valor, y hoy valen, digamos, 92 euros.
El inversor paga por ello una prima, un porcentaje (por ejemplo un 10% sobre el monto total de las acciones a comprar).
Si dentro de nueve meses suben las acciones efectivamente, supongamos a 120, el afortunado inversor en Warrants podrá hacer valer su derecho de compra y adquirirá las acciones a 100 y no a 120. Inmediatamente podrá venderlas a precio de mercado y habrá ganado un buen dinero.
Si las acciones de Microsoft (Dios no lo permita) se derrumbasen hasta los 40 euros, el inversor ya no tendrá interés en un instrumento tan poco valioso, y podrá no ejercer su derecho de compra, pero habrá perdido la prima pagada nueve meses antes.
Si las acciones de Microsoft cotizan a 100 euros, el inversor no ganará si ejerce su derecho, porque para ganar debe superar el monto de la prima pagada anteriormente más lo pagado por las acciones a 100 euros.
Sin embargo, puede ejercer el derecho y comprar en efecto a 100 dólares las acciones para esperar un alza de esos valores y de esta forma amortizar el dinero de la prima.

Asimismo, los Warrants se caracterizan porque no tienen establecido un monto mínimo de inversión y, como una de sus particularidades más atractivas para potenciales invesionistas es que no solamente permiten invertir en acciones, sino también en instrumentos de renta fija, materias primas y commodities e incluso invertir en divisas.
Los Warrants cotizan en bolsa en tiempo real durante el lapso de la sesión diaria, y se caracterizan porque son una de las maneras de invertir en bolsa por internet, ya que funcionan mediante plataformas electrónicas, en mercados bursátiles de España mediante el SIBE.