La posesión de distintas clases de acciones y el derecho a voto

Una de las características distintivas de algunas de las clases de accciones de las compañías que cotizan en bolsa es que otorgan derecho a voto a sus propietarios.

Esta es una propiedad general de las acciones, aunque existe una excepción que es el tipo de acción denominado "acciones sin voto" que no otorgan el mencionado derecho.

Las empresas que han realizado la emisión de acciones para su colocación en el mercado primario de valores funcionan realizando reuniones periódicas que reciben el nombre de "juntas de accionistas" o "junta general" de la compañía.

En algunas empresas cotizantes en bolsa existe reglamentación que contempla la realización de juntas ordinarias y extraordinarias de accionistas.

Los dueños de las acciones en términos generales tienen derecho a voto en las juntas generales de las compañías, que suelen tener lugar anualmente y es donde se aprueba el ejercicio anual de la empresa, se deciden nombramientos, se reparten dividendos y se toman decisiones importantes de inversión.

Sin embargo, el derecho a voto de los propietarios de acciones de empresas a veces tiene una limitación que es que exista un número mínimo de acciones cuya propiedad debe poseer para poder votar. Esto naturalmente varía de bolsa a bolsa y de país a país.

De este modo, los inversores que no lleguen a tener esa cantidad mínima de acciones no podrán tener derecho a votar en la junta general de accionistas, pero muchas compañías permiten que se unan accionistas para, una vez reunida la cantidad mínima de acciones, ejercer el derecho a voto en conjunto.
No hay que pensar que siempre una acción otorga derecho a un voto Un caso típico que ejemplifica ello puede encontrarse en la relación entre la posesión de acciones de empresas y el derecho a votar en asambleas de accionistas cuando se es dueño de las acciones de Facebook, que si son del tipo A otorgan derecho a un voto, pero si son de Clase B, entonces otorgan derecho a 10 votos.